28/3/10

Un estudio arroja luz sobre el desarrollo temprano del procesamiento de la voz humana

El procesamiento de la voz en los cerebros infantiles se desarrolla en una etapa temprana de la vida del niño. Un estudio realizado por científicos alemanes y británicos ha revelado que los niños empiezan a mostrar una sensibilidad similar a la adulta ante la voz humana, así como ante las emociones que transmite, a una edad de entre cuatro y siete meses. El estudio se acaba de publicar en la revista Neuron de Cell Press.

Los resultados podrían servir para el diagnóstico precoz de trastornos del neurodesarrollo como el autismo. En los adultos que sufren autismo, las zonas sensibles a la voz de la corteza temporal no se activan ante el estímulo de la comunicación oral y la capacidad de reconocimiento de las emociones en la voz humana está dañada.

Los investigadores, con el objetivo de arrojar luz sobre los orígenes del reconocimiento de la voz, estudiaron las zonas específicas de la corteza temporal del cerebro de los bebés mediante una espectroscopia de infrarrojo cercano. Estas regiones corticales son esenciales para el procesamiento del lenguaje hablado en fases posteriores de la vida.

En el estudio, los participantes estuvieron expuestos a sonidos vocales y no vocales. El análisis indicó que los cerebros de los bebés de siete meses de edad reaccionaban de un modo muy similar al cerebro adulto ante las voces humanas. Sin embargo, a los cuatro meses no se observaba la misma respuesta.

Al mismo tiempo, se observó actividad en la corteza temporal derecha de los bebés de siete meses cuando escuchaban un discurso con un carácter claramente emocional: enfado o alegría. Este hecho llevó a los investigadores a la conclusión de que la sensibilidad a la prosodia emocional (el tono de voz que transmite el estado emocional del hablante y que es crucial para la comunicación social) también se desarrolla a partir de esta temprana edad. Aunque es sobradamente sabido que los recién nacidos ya reaccionan ante los estímulos prosódicos, los estudios anteriores indicaban que los niños únicamente son capaces de distinguir de manera clara entre la prosodia que denota felicidad, enfado o tristeza a partir de los cinco meses.

«Nuestros descubrimientos demuestran que las regiones del cerebro sensibles a la voz ya están especializadas y moduladas por la información emocional a la edad de siete meses y plantean la posibilidad de que los procesos de neurodesarrollo clave de las deficiencias en el reconocimiento de la voz que se observan en trastornos como el autismo se produzcan antes de los siete meses de edad», explicó el Dr. Tobias Grossmann del Centro de Desarrollo Cerebral y Cognitivo de la Universidad de Londres, Reino Unido, director del estudio.

«Por consiguiente, el presente enfoque podría emplearse en futuros trabajos para evaluar las diferencias individuales entre las respuestas de los niños ante las voces y la prosodia emocional, sirviendo así como uno de posiblemente múltiples marcadores que pueden contribuir a la identificación precoz de los niños con riesgo de sufrir un trastorno del neurodesarrollo.» (CORDIS)

Más noticias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...