16/2/10

Desarrollan un nuevo tratamiento para los pacientes de cáncer de riñón avanzado


Un nuevo régimen de tratamiento mediante varios medicamentos de quimioterapia, dirigido a varias dianas terapéuticas, muestra una actividad antitumoral prometedora y efectos secundarios aceptables para los pacientes que sufren de carcinoma de células renales metastático (RCC), una dolencia para la cual las opciones de tratamiento son escasas.

"La combinación del sorafenib con la dosis máxima tolerada (DMT) de gemcitabina y capecitabina empleada de forma metronómica dio como resultado una tasa de beneficios clínicos superior al 90% y un nivel de toxicidad aceptable", afirman los autores.

El tratamiento combinado comienza con un tratamiento con la DMT de un medicamento de quimioterapia (para eliminar a todas las células que estén proliferando con rapidez), seguido de un mantenimiento con una dosis metronómica de un segundo medicamento de quimioterapia (proporcionándole al paciente dosis más bajas y con más frecuencia para impedir el crecimiento del cáncer mediante la inhibición del desarrollo de nuevos vasos sanguíneos).

Además, el tratamiento incluye un agente dirigido que actúa como inhibidor del factor de crecimiento vascular endotelial (VEGF) y del receptor del factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGFR), para incrementar la actividad antitumoral.

Para investigar si esta estrategia podría mejorar los resultados en pacientes con un carcinoma RCC metastático, el Grupo Español de Oncología Genitourinaria (SOGUG) al que pertenece Joaquim Bellmunt, autor principal del estudio y médico del Hospital Universitario del Mar en Barcelona, estudió a 44 pacientes de ocho centros españoles distintos.

Los hallazgos, publicados en la versión on line de la revista The Lancet Oncology, muestran que la media de supervivencia libre de progresión de la enfermedad fue de 11,1 meses, en comparación con los 5 meses de los resultados obtenidos anteriormente tras tratamientos con gemcitabina y capecitabina, y los menos de 7 meses conseguidos con el tratamiento exclusivo con sorafenib.

Los investigadores registraron una respuesta parcial en un 50% de los pacientes, en comparación con el 16% de pacientes conseguido en estudios anteriores utilizando gemcitabina y capecitabina, y con el menos del 5% de pacientes obtenido con el uso exclusivo de sorafenib. Se consiguió estabilizar la enfermedad en 17 pacientes (el 42,5%).

Todos los pacientes informaron de al menos un efecto adverso durante el estudio. Sin embargo, dichos efectos resultaron manejables en la mayoría de los casos, siendo la fatiga y astenia, la neutropenia y las reacciones epidérmicas en manos y pies los únicos efectos que aparecieron en más del 10% de los pacientes.

"Es necesario desarrollar más estudios para confirmar el efecto sobre poblaciones de pacientes más amplias y determinar cuál es el equilibrio óptimo entre la eficacia clínica relevante y la toxicidad aceptable, así como intentar definir factores de pronóstico, con el fin de identificar a aquellos pacientes que sean más propensos a aprovechar la eficacia del tratamiento", concluyen los autores.

El RCC es el tipo de cáncer de riñón más común, causa de más de 102.000 muertes al año en todo el mundo. Sin embargo, las opciones de tratamiento son limitadas y la tasa de supervivencia es baja. Las respuestas a las terapias biológicas, hormonales y de quimioterapia, así como a los tratamientos estándar con medicamentos dirigidos se mantienen en niveles modestos. (SINC)

Más noticias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...