8/1/10

¿Para qué sirve el apéndice?


La asunción de que el apéndice no es más que una pieza inútil de nuestro organismo dista mucho de ser meramente una creencia popular. La propia ciencia ha sostenido durante muchos años que esta parte de nuestro cuerpo no tiene ninguna utilidad, y que su remoción de nuestro organismo no acarrea ningún tipo de problemas.

La teoría clásica apunta al hecho de que el apéndice es un remanente evolutivo de las antiguas especies de Homo. Éstas, acostumbradas a comer mucha materia vegetal, necesitaban al apéndice para procesar las grandes cantidades consumidas. Sin embargo, son ochenta millones de años en los que el apéndice ha conservado su lugar en nuestro cuerpo ante numerosos cambios evolutivos que ha sufrido nuestra especie.

Esto necesariamente tiene que significar algo, pues todo lo que tenemos en nuestro cuerpo tiene al menos una función. De hecho, unos investigadores parecen haber dado con el clavo de la cuestión hace unos meses atrás.

Sus estudios han demostrado que el apéndice tiene una función relacionada a las bacterias que habitan nuestro interior. Aparentemente, el apéndice se estaría encargando de albergar las bacterias que componen nuestra flora intestinal, significando un hogar adecuado para ellas.

Así, el apéndice estaría haciendo posible el crecimiento de microbios que controlarían y estimularían el accionar de nuestra flora intestinal y actuando en el marco del sistema inmune, permitiendo regular las funciones de nuestra flora ante el menor riesgo de infección en nuestro intestino y nuestro colon.

La ciencia a veces peca de soberbia, y lo que no tiene explicación muchas veces es tachado de inútil o inabarcable. Al apéndice le tocó la primera suerte, pero poco a poco su reivindicación se va materializando. (ojo científico)

Más noticias:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...