4/1/10

El oído: ¿Regulador de flujo sanguíneo?


Como suele pasar con casi todas las partes del cuerpo humano, en ellas no ocurre una sola cosa. Así, mientras en el hígado se llevan funciones de todo tipo, los intestinos también son el caso, y mientras el pene sirve para orinar, también sirve para eyacular. Somos una máquina bien aceitada con un sinfín de funciones en cada engranaje, y nuestros oídos no escapan a la regla.

Además de crearse las condiciones para que podamos oír adecuadamente, en el interior de nuestras orejas existen varios mecanismos actuando a la vez. Uno de ellos ha sido descubierto recientemente, y se trata de la regulación de sangre que llega a nuestro cerebro.

Acorde con José Serrador, investigador de la Escuela Médica de la Universidad de Harvard e investigadores de la NASA, en el oído existen algunos órganos que intervienen directamente en el control de la sangre que llega a nuestro cerebro, una capacidad que se originó como reacción evolutiva al bipedismo, que por las leyes de gravedad hacía más dificultoso el ascenso de la sangre al cerebro.

Según explican los investigadores, estos órganos son dos pequeños sacos: el sáculo laríngeo y la utricle (bueno, la traducción se las debo). Éstos detectan la rotación y los movimientos de la cabeza, condicionando el constante flujo de sangre hacia el cerebro, en un proceso en el que intervienen varias partes de nuestro cuerpo.

Este sistema complejo es vital para nuestro funcionamiento, pues sin él nuestro cerebro quedaría con partes sin irrigación sanguínea, y bastaría subir abrúptamente la cabeza para sufrir un infarto cerebral. (ojo científico)

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...