27/12/09

Las claves del ‘Kamasutra católico’

“Los esposos católicos pueden vivir con Cristo cuando rezan juntos, se ayudan, se expresan ternura, se acarician y tienen relaciones sexuales”.Así lo afirma el sacerdote polaco Ksawery Knotz, autor del libro “Sexo como Dios manda”, más conocido como el ‘Kamasutra católico’ y que editorial Lumen acaba de lanzar.

La obra sitúa las relaciones sexuales bajo las enseñanzas de la Iglesia, razón por la cual entiende que éstas se dan sólo en el marco del matrimonio y objeta una serie de prácticas que el Catecismo también condena como son el uso de los preservativos y anticonceptivos.

Su lectura puede resultar ilustradora respecto del pensar de la Iglesia sobre el sexo por cuanto, desmitifica algunas concepciones. Es así como Knotz sostiene “el amor descrito (en el Cantar de los Cantares) muestra la igualdad real entre el varón y la mujer”.

“No propone un modelo que acepta sólo la iniciativa masculina en el campo de la sexualidad –dice. Es la amada quien demuestra más actividad; ella toma la iniciativa, busca la proximidad del amado, goza con su amor y su excitación sexual”.

Así, cada línea de este libro va revelando la visión católica de la sexualidad, guiada absolutamente por el magisterio de la Iglesia. Aquí algunas afirmaciones:

“El matrimonio católico rodea su lecho conyugal con un respeto particular. Prepara una habitación especial para la celebración del acto conyugal. Ubica en ella un lecho lo suficientemente amplio como para posibilitar una vivencia cómoda de ese momento tan particular”.

“Los esposos que consideran su vínculo como un camino de santidad valoran adecuadamente la sexualidad. El amor erótico en el marco de la fidelidad marital deja de ser considerado como un obstáculo para alcanzar la perfección cristiana.... La sexualidad es bella y buena, porque Dios así lo quiso”.

“La esencia de la unión marital es darse mutuamente. El placer proveniente del sexo no es silenciado con vergüenza, ni calificado negativamente”.

“Las personas no creyentes no advierten ningún misterio de Dios en sus vidas. También viven su cuerpo de un modo descreído y en él, la esfera sexual. En contacto sexual tiene sólo una dimensión que es percibida de forma inmediata por los sentidos, porque el cuerpo no tiene nada en común con el espíritu. Es sólo biológico”.

“Algunas (personas) están convencidas de que allí donde está Dios hay que comportarse de modo muy reverente...no se puede coquetear, besarse, acariciarse y mantener relaciones sexuales. Cuando oyen hablar de la santidad del acto conyugal de inmediato imaginan que el sexo debe estar privado de alegría, jueguitos frívolos, fantasías y posiciones agradables para los esposos. Que tiene que ser tan triste como las canciones sacras tradicionales. Ni se les cruza por la mente que lo sagrado puede ser completamente natural, una vida marital normal y familiar”.

“Es difícil imaginarse un matrimonio feliz sin un diálogo sobre su vida sexual. Por eso es tan importante que los esposos se informen mutuamente sobre lo que les gusta y lo que no en la relación sexual”. (crónica viva)

Leer más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...