24/8/09

Nueva fuente de células madre pluripotentes


El equipo de Kinarm Ko y Hans Schoeler en el Instituto Max Planck para la Biomedicina Molecular en Münster, Alemania, ha conseguido por primera vez cultivar con éxito un tipo de célula claramente definida, extraída de testículos de ratones adultos, y convertir estas células en células madre pluripotentes, sin introducir genes, virus o proteínas de reprogramación. Estas células madre tienen la capacidad de generar toda clase de tejidos del cuerpo. Sólo las condiciones de cultivo fueron el factor crucial subyacente en el éxito del proceso de reprogramación.

El testículo es un órgano delicado, y asombroso. Incluso a la edad de 70, 80 ó 85 años, los hombres tienen células que producen constantemente nuevos espermatozoides. Por lo tanto, pueden concebir embriones y ser padres a casi cualquier edad, suponiendo que puedan encontrar una mujer lo bastante joven. Basándose en esto, los científicos han asumido desde hace mucho tiempo que las células de los testículos tienen un potencial similar al de las células madre embrionarias, con una pluripotencia que les permite formar más de 200 tipos de células del cuerpo.

Diversos investigadores han tropezado en años recientes con los talentos múltiples encerrados en las gónadas de los hombres y de los ratones machos.

Todo empezó con el trabajo del equipo de Takashi Shinohara en 2004. Los científicos japoneses descubrieron que, como las células madre embrionarias, ciertas células en los testículos de ratones recién nacidos pueden desarrollar diferentes clases de tejido.

En 2006, unos científicos que trabajaban con Gerd Hasenfuss y Wolfgang Engel en Gotinga comprobaron que tales células adaptables también pueden ser encontradas en ratones machos adultos. Adicionalmente, Thomas Skutella y sus colegas en la Universidad de Tubinga cultivaron recientemente células comparables a partir de tejido testicular humano.

Con su nuevo trabajo, el investigador Kinarm Ko y sus colegas han contribuido a esclarecer diversas incertidumbres técnicas que planeaban sobre la cuestión.

Con ese fin, empezaron por cultivar un tipo de células bien definido, las llamadas células madre de la línea germinal, tomadas de los testículos de ratones adultos. En su ambiente natural, estas células pueden hacer sólo una cosa: generar constantemente nuevos espermatozoides. Además, su propia reproducción es un acontecimiento sumamente infrecuente. Sólo se encontrarán dos o tres de ellas entre 10.000 células del tejido testicular de un ratón. Sin embargo, pese a su escasez, pueden ser aisladas y reproducirse como líneas de células con características estables. Bajo las condiciones usuales de cultivo celular, conservan su unipotencia durante periodos de semanas y hasta de años. Por consiguiente, todo lo que pueden hacer es reproducirse o formar espermatozoides.

Lo que nadie había sospechado hasta ahora, sin embargo, es que un "truco" simple es suficiente para incitar a estas células a reprogramarse. Si las células son distribuidas sobre nuevas placas de Petri, algunas de ellas regresan a un estado embrionario una vez que se les da suficiente espacio y tiempo.

Cada vez que los investigadores llenaron con cerca de 8.000 células las hondonadas individuales de las placas de cultivo celular, algunas de las células se autorreprogramaron después de dos semanas. Y cuando el interruptor en estas células madre pluripotentes derivadas de la línea germinal ha sido accionado a la inversa, comienzan a reproducirse rápidamente.

InfoPlanet

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias relacionadas:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...